domingo, noviembre 12, 2006

Metajuego

¿Hola? ¿Hay alguien por ahí? Ey, que soy 13... Y tengo otro artículo.

...

Bah! Yo lo cuelgo, y si alguien se lo lee pues mejor que mejor.

Hoy hablaremos, queridos amigos, del metajuego... Esa palabreja rara que inventó alguien por pura necesidad (no había otra mejor). Quien más quien menos tiene su idea de lo que es el metajuego, he aquí la mía.

Metajuego- Dícese de aquello que envuelve a un juego pudiendo alterar el transcurso del mismo y que formalmente no se considera parte intrínseca del juego en cuestión.

Etimológicamente el prefijo de origen griego “meta” significa “más allá” y en ocasiones, como en este caso, se utiliza para decir que el objeto que designa el sustantivo recae sobre sí mismo. Es decir el metajuego sería un el juego que surge de otro juego.

Definiciones aparte, ¿qué entendemos habitualmente por metajuego?

  • Pues el uso y abuso del reglamento por parte de un jugador.
  • Que un jugador que haga que su PJ tenga razonamientos extraños para el personaje pero no para el propio jugador.
  • Hacer acciones partiendo del conocimiento que tiene un jugador del máster.
  • Un larguísimo e infinito etc..

Si pensáramos en ello advertiríamos que el metajuego son miles de cosas más a las que a menudo damos la menor importancia y que intentaré desgranar a lo largo del artículo.

El metajuego suele influir de forma decisiva en lo que es el juego y, mayormente, se considera que lo deseable es evitarlo dentro de lo posible. Mi opinión dista ligeramente de eso, el metajuego es simplemente invencible, se debe convivir con él; por eso considero que hay que intentar canalizarlo, controlarlo, incluso aprovecharlo a toda costa. Resumiendo, manejarlo a tu favor. A favor del máster quiero decir. Eso no quiere decir incentivarlo ni permitirlo, simplemente acotarlo (si tú sabes Física nuclear perfecto, pero tu PJ no tiene ni repajolera idea, en eso seguro que estamos de acuerdo).

Todos sabemos cuando jugamos a la Llamada de Cthulhu el tipo de peligros que encararemos, o cuando jugamos a Vampiro las organizaciones a las que haremos frente, sabemos que la espada es un buen sistema para solucionar diferencias en un mundo como Reinos de Hierro... Actuamos con ideas preconcebidas, y los jugadores tienden a usarlas en su beneficio (a menudo de forma inconsciente), y se entiende, lo contrario sería incluso antinatural. No nos engañemos, desde que nos sentamos a una mesa empieza el metajuego, y no acabará hasta que nos levantemos de la misma, de hecho ni eso, entonces empezará el cruce de e-mails, comentarios entre máster y jugadores, etc... Y eso no es malo, es divertido, los jugadores de Poker disfrutan más del metajuego que del mismo juego (lo bonito no es sacar un trío, es hacerlo... esto... euhhh... chiste malo, quería decir que lo bonito no es sacar un trío, lo guapo es marcarse un farol), y en los juegos de rol a menudo pasa algo semejante.

Pensando en esto de lo divertido que puede resultar el metajuego me encontré con un caso curioso recientemente. Hay un jugador que graba nuestras partidas en minidisc, al escuchar nuestra primera sesión me sorprendió la de veces que rompíamos en risas, muchísimas veces, y eso que nos consideramos un grupo serio... Obviamente reímos con el juego, y eso mismo hacía que jugar resulte tan divertido. Nos reímos con cosas que posiblemente a nuestros PJs no les parezcan tan graciosas, de hecho algunas situaciones eran entre dramáticas y patéticas, pero si no lo hiciéramos seguro que todo sería más aburrido, ¿metajuego? Sí, pero mola.

Lo sé, desvarío. Me voy a centrar, lo juro.

Pero pongamos un ejemplo de lo que yo considero metajuego residual.

Hora 17:24. Local habitual.

Empieza la campaña de Reinos de Hierro, jugaremos unas 5 o 6 horas, los cuatro jugadores repasan su historial y las fichas de sus nuevos PJs, todos de nivel 1.

Cualquier jugador mínimamente avispado puede deducir lo siguiente de esta típica escena.

Su PJ formará un grupo con tres individuos más que aún no conoce pero con los que mejor colaborar (en mayor o menor medida), todo lo que pase a partir de ahora puede cambiar su PJ (incluso matarlo), será potencialmente peligroso, su nivel de poder es bajo pero difícilmente se encontrará con obstáculos insalvables (nadie pone dragones el primer día), y...

¿Sigo o no hace falta? Es que es un no parar. Cualquier jugador puede sacar conclusiones de todo lo que le envuelve más allá de las narraciones del máster y de las decisiones que deba tomar (que en principio es a lo que estrictamente debería atenerse), y esto es, como decía antes, inevitable.

Así pues tenemos un supuesto enemigo al que llamamos “metajuego” al que es imposible derrotar. Y por eso abogo por todo lo contrario, por potenciarlo y explotarlo como una parte más de la partida. Dejo caer unas posibilidades.

La música... Algunos másters intentamos poner música de acuerdo con la partida para enfatizar ciertas sensaciones. Cuando ponemos música tétrica es porque el terror está a la vuelta de la esquina... Es una forma de condicionar a los jugadores, amedrentarlos. Pero supongamos que están en una situación potencialmente tensa, pon la música más acojonante que tengas y entonces... nada, no pasa absolutamente nada. Habrás jugado con ellos, los habrás manipulado, estarán tensos como cuerdas de guitarra, pero no habrá pasado nada. Cuando se relajen dales duro. Romper las fórmulas establecidas es especialmente grato para acabar con la rutina, especialmente aquellos que juegan con grupos fijos y de forma muy continuada.

Otro caso. Quieres crear una relación de desconfianza del grupo hacia un jugador. Muy fácil, vete a hablar con él en privado a media partida. O pásale papelitos dónde ponga chorradas. Que piensen que ese jugador está tramando algo a sus espaldas. Lo reconozco, no es muy legal (y la última vez que lo hice me salió el tiro por la culata), pero es una forma sencilla de que los demás jugadores se creen al menos una duda razonable respecto tal o cual jugador, explótalo. Es normal que los jugadores sean una piña por encima y contra todo, ayúdate en el metajuego para alimentar dudas razonables que puedan enriquecer la campaña. Otros grupos funcionan al revés, discuten y se putean de forma sistemática, en ese caso el metajuego puede servirte para afianzarlos y ayudarlos a remar en la misma dirección.

Otro ejemplo clásico, que nunca se ha considerado metajuego pero también lo es, hacer tiradas ocultas sin ningún otro objetivo que poner nerviosos a los jugadores. ¿Rastrero? Sí, pero funciona.

Poco a poco vamos viendo que ese monstruo tan peligroso llamado metajuego tiene sus ventajas. Con los juegos de rol no siempre podemos conseguir aquello que queremos de la forma, digámoslo así, habitual, pero no creo que sea malo usar estas triquiñuelas que por el simple hecho de estar practicando un juego están a nuestra disposición. Si utilizas el metajuego para despistar los jugadores empezarán a dudar cuando pretendan interpretarlo a su favor, si utilizas el metajuego para conseguir sensaciones darás nuevos matices a la partida. En definitiva, tendrás un nuevo as en la manga.

Rompe esa regla fastidiosa del Valor de Desafío, a mí no me interesan los combates igualados, me interesan los combates adecuados, los metajugadores esperan que les pongas un bicho de su nivel, pues y un cuerno. Si toca poner enemigos muy débiles de vez en cuando, hazlo, y si los jugadores se meten dónde no deben pues deberían encontrarse algo por encima de sus posibilidades, es la forma de sorprenderles. Evitar esas rutinas tipo Dragon Ball en que se esté al nivel que se esté los protagonistas acaban encontrando enemigos de poderes semejantes a los suyos (poderes impensables para nadie hace solo 25 capítulos, que también tiene huevos la cosa). Si haces un dungeon no te obligues a poner al tipo más duro al final del mismo... Es perfectamente plausible que es viejo hombre que ingenió esa tenebrosa mazmorra ahora sea un pobre desgraciado que ya no tiene ni media hostia, pues que así sea... A la larga el grupo se acostumbrará a encontrarse cosas de este tipo y todos tus dungeons serán distintos (si es que los utilizas, yo es que no los aguanto pero para el ejemplo me iban bien XDDD).

Venga, sigamos desarrollando el tema siguiendo nuestro caótico patrón habitual.

El conocimiento excesivo de una ambientación por parte de los jugadores es otro problema. Si vas a jugar a según que juegos debes pasar por ello, pero creo que dentro de lo posible la información que un jugador maneje sobre un setting debe ser escasa y limitada a su tipo de personaje y ampliada a medida que la experiencia y la interactuación con el mundo de juego lo hagan necesario. Juegos como La llamada de Cthulhu basan su efecto en el temor a enfrentarse a lo desconocido, el simple hecho de poner a un nombre a sus bichos ya me parece fuera de lugar... Desgraciadamente esto tiene muy difícil solución, a los expertos en Lovecraft les gusta jugar a La llamada, a los Tolkiendils les va la Tierra media, y los que leemos Canción de Hielo y Fuego queremos darle caña a Juego de Tronos... Por eso abogo por modificar las ambientaciones oficiales, básate en ellas, pero no las lleves hasta el límite, el purismo es para las novelas, el juego es y puede ser distinto. Crea y deforma tus propios Mythos, sé cuidadoso cuando pongas PNJs celebres (nadie desconfiará de Gandalf, es normal... pero Gandalf a veces iba de incógnito), etc... Aún así esto solo son parches para una situación con difícil arreglo.

Me limitaría a aconsejar una cosa, settings poco conocidos, y si no es el caso, deformarlos o salirse de los cursos habituales conocidos por todos. Y a partir de eso limitar la información a lo que puedan conocer los PJs, ni una gota más de información, todo lo demás debe ser juego. En nuestra campaña de Reinos de Hierro si los jugadores quieren saber algo del setting deben investigarlo en bibliotecas, tirar en las habilidades de conocimiento, o preguntarme si sus PJs conocen tal o cual cosa; los libros son para el máster, la aventura es para ellos. Por ese motivo hace bastantes años que decidí no jugar más en la Tierra Media, no me motivaba lo más mínimo escribir acerca el lugar más conocido del mundo (y eso que no existe).

En este post también toca hablar de los reglamentos, el metajuego y el reglamento es otra vieja historia... Hay juegos que están íntimamente ligados a ello, otros en cambio son mucho más agradecidos en ese sentido. Expondré dos casos, D20 y SilCORE.

El D20 de D&D es una tortura en ese sentido, para saber que puedes y no puedes hacer debes tener un conocimiento del reglamento, debes empaparte las dotes para aprovechar la subida de nivel, tienes Valores de desafío que puedes llegar a conocer, casi todo lo que puedes hacer está reglado, y es a ello a lo que te ciñes para realizar tus acciones, es metajuego continuo, necesitas aplicar las reglas en tu movimiento, en tus Puntos de Golpe, en la realización de un sortilegio, en un ataque de oportunidad... No diré que sea más o menos divertido, pero es metajuego por un tubo.

SilCORE en cambio está menos ligado a ello, tú dices que quieres hacer y el máster te pide la tirada, quizás lo que te pida no sea lo que te esperes, pero eso no es importante. Lo importante es que los conocimientos de reglamento que debes poner en práctica son más bien reducidos, con pocas premisas puedes jugar multitud de partidas. En cierta forma eso reduce el metajuego (no lo elimina ni de coña, eso está claro).

Y no entraré en el debate de que sistema es mejor o peor (aunque tengo una opinión muy clara al respecto), pero creo que puedo asegurar que para los términos en los que está encarado este post es evidente que es mucho mejor que un jugador tenga que pensar en términos abstractos sobre lo que quiere hacer que dejarlo todo atado con unas posibilidades planteadas en buena parte desde el reglamento. Los planteamientos cercanos al wargame son puro metajuego y algunos sistemas son muy cercanos a ello.

Y podría seguir ampliando el tema... Venga, unos ejemplos rápidos.

¿Que hora es?
Cuidado, la partida debe estar acabando, se acerca algo gordo.

Ha descrito a ese personaje durante más tiempo de lo normal.
Es un pez gordo.

Lleva 2 horas sin mirar las notas.
Está improvisando, nos hemos salido de guión. Ah no, que este nunca se prepara las partidas, todo en orden.

El máster se ha bebido 7 cervezas...
Seguro que es un buen momento para dialogar.

Y así hasta el infinito. Pero lo dicho, solo tenemos una opción, jugar y metajugar.

Nos leemos

PD- Creo que ha salido un post con reflexiones algo técnicas, espero que no haya resultado demasiado tedioso, ya me direis (si es que todavía hay alguien).

PPD- Disculparme por este larguísimo parón en El sistema D13, han sido tres meses sin un triste post. Por desgracia no siempre dispongo del tiempo y las energías necesarias para darle más vida a esto (curiosamente cuando más juego a rol menos blogueo, y cuando más blogueo menos roleo). Y debo dar las gracias a aquellos que se han interesado por que este blog siga en la brecha... Por mi parte deciros que yo seguiré, cuando pueda, pero seguiré. ;-)

27 comentarios:

Miguel Angel dijo...

Gracias por volver :)

Hacía tiempo que esperaba un nuevo artículo tuyo, y éste es muy bueno.

Interesante y con el dedo en la llaga.

Me has metido curiosidad por el silcore, tendré que echarle un buen vistazo.

frikybassplayer dijo...

Muy bueno,coincido contigo, jugar en la Tierra Media me resulta un coñazo. La ambientación, cuanto mas abierta, mejor, mas fácil sorprender a los jugadores y menos limitaciones.

Sigue así, he descubierto tu blog hace poco y tiene mucha calidad.

13 dijo...

Me acabo de emocionar viendo que después de 3 meses sin publicar aparece gente opinando nada más publicar un artículo, muy contento de contar con lectores como vosotros, muchas gracias.

Un saludo.

13 dijo...

Un par de cosas que me dejé...

@ trukulo.

El SilCORE vale mucho la pena, desgraciadamente tiene una falta de material exasperante, pero es un reglamento sensacional, especialmente cuando utilizas un tono de juega realista.

@ frikybasssplayer

Muy feliz de encontrar nuevos lectores, y más si visitais antiguas entradas y os gustan, dan sentido a todo esto.

Un saludo a ambos.

Anónimo dijo...

Totalmente de acuerdo, el metajuego es inevitable. Si me permites añadir otro ejemplo, 13, ¿cuanto gente se sube puntos a una habilidad del tipo "cocina"?
Y un caso mucho más sangrante (creo que el ejemplo definitivo del metajuego, junto con las introducciones con el ya mítico "vaya, ese personaje no tiene muy buena pinta; pero voy a acercarme a hablar con él, porque no lo maneja el master..."): los atributos/ habilidades sociales. Todo mi grupo tenía, en D&D, la tirada más baja en "carisma". ¿Por qué? Porque sabíamos que nuestro master no permitía tiradas sociales entre nosotros, y que tampoco entendía la carisma como una pauta para interpretar a los personajes, solo como reacción general que se causaba a los demás. Resultado: todos teníamos carismas menores de 9, e independientemente del valor real, el líder del grupo es siempre el mismo.

Otro de los consejos es darle "juego" a los jugadores. Si te preguntan por algo en especial, haz una descripción tan amplia que parecerá algo importante en la trama. O poner muchas pegas a la muerte de alguien que en realidad no es importante.

Anónimo dijo...

Este mensaje y el anterior son míos, OtakuLogan.

Por cierto, 13: a partir de este renacimiento espero que el ritmo de posteo sea similar al de Frankenrol (¡¡de dos a tres posts por semana :) !!).

13 dijo...

Buenas Otakulogan!!!

Lo de cocina es que sois unos munchkin de cuidado, en mis grupos el cocinero suele ser una figura respetada... Y puede tener mucho valor saber llenar las tripas de quien sea con las mejores viandas.

Referente al carisma.. Opino algo parecido, sois muy munchkins!!! Pero de buen rollo, eh?

Y referente a lo de la periodicidad tipo Frankenrol... Me das otro motivo para envidiar ese blog, no solo los contenidos, la periodicidad de Frankenrol me parece simplemente algo fuera de mi alcance... Frank, explícanos tu secreto!!!

Un consejo, visita SIEMPRE Frankerol, y pásate por aquí de vez en cuando a ver si hay suerte. ;-)

Muchas gracias por seguir visitando el Sistema.

Funy Skywalker dijo...

¡Gracias por volver!
Hay pocos blogs de rol y se agradece. Ha estado bastante interesante el artículo. ;)

Pili dijo...

Hola¡¡
He llegado akí a través del link q tienes en inforol.
Pues totalmente de acuerdo con lo de convivir con el metagame, un buen máster, sabe usarlo a su favor. y no hay más. Creo q lo has dicho todo.
Ya tengo ganas de conocerte. (Vas a la Aldea???)

Drizzt Do'Urden dijo...

La verdad es que le post es bastante interesante y he sacado un par de ideas muy majas para partidas.

Y he visto reflejadas otras que ya usaba... la del VD a destacar...a mis queridos pj's les apareción un dracoclich a nivel 5-6, mereció la pena verles correr porque no se lo esperaban y volver como 12 niveles después por venganza, jeje.

La verdad es que el metajuego es algo que está presente, pero si se siguen todos los pasos los jugadores terminan viendo incluso a una pobre viejecita como una amenaza potencial y eso llega a ser contraproducente

Me alegro que hayas vuelto a la actividad en esto, que para uno de los pocos blogs que visito está bien que siga vivo, jeje.

Un saludo

13 dijo...

@ funy skywalker

Gracias a ti por pasarte.

@ Pili

Por supuesto que nos conoceremos, soy un aldeano más!!! XD

@ drizzt

Pues nada, a aprovechar las ideas que es de lo que se trata. Y tu ejemplo retrata eso que quería decir... No todo lo que se mueve se puede o debe matar, es un sinsentido.

Muchas gracias a todos por vuestras aportaciones. ;-)

Tigre Blanco dijo...

¿A quien has pagado para que te escriba un articulo? XDD

Al tema, es verdad que el Metajuego es imposible de evitar y muchas veces de forma insconsciente, como el caso de las descriciones o si conoces mucho al que hace de Master... pero mientras no sea perjudicial para la partida no creo que pase nada. De hecho al comenzar un juego con pjs nuevos o haces metajuego o es dificil que se unan porque si y mas aun que siguan juntos mucho tiempo.

Por otro lado, los de las notitas o irte con un pj a hablar a parte, es para matarte. XD

P.D: Me alegra volver a ver un articulo. ;-)

Y si alguna vez haces un trio (o quinteo...), procura que los miembros de sexo masculino sean impares. XDD

klapton dijo...

Ya era hora, ¿eh?

No acabo de pillar tu filosofía sobre el metajuego. ¿El reglamento es metajuego? ¿Y la ambientación también? Entonces, ¿qué queda dentro del concepto de juego?

13 dijo...

@ tigretón

Lo he hecho yo solo y gratis... Pero que quede claro, he intentado sobornar a gente pero no ha colado, pero no cejaré en mi empeño. XD

Lo de las notitas no lo he hecho realmente, yo utilizo el sistema de llevar al jugador a hablar aparte... Es que siempre se me hace engorroso ponerme a escribir, mejor nos vamos a otra habitación y charlamos lo que debamos charlar.

Y referente a tu posdata... ¿Seguro que has considerado todas las posibilidades?

@ klapton

Sí que era hora, sí...

Creo que no me he explicado bien. El reglamento y la ambientación no son metajuego... Metajuego puede ser el uso que se haga de ellos... Pensar en matar un enemigo para conseguir PXs o pensar en "buscar un bonus al ataque" en lugar de "buscar una posición favorable en el combate" serían dos ejemplos de metajuego, no lo criticaré, pero en mi opinión lo es.

Y hablando de la ambientación, pues sería metajuego conocer la ambientación más allá de lo que tu personaje pueda saber, ese sería el primer paso al metajuego, pero la ambientación en sí misma no lo sería, ni mucho menos.

Reconozco que es una visión muy amplia de lo que es metajuego y que reduce el juego a poco más que la propia interpretación del personaje, a actuar en base a razonamientos y conocimientos que pueda tener un PJ y no el jugador. Obviamente eso es imposible (y ni tan siquiera es recomendable) y entonces empieza el metajuego. Y ahí es en lo que entraba en el artículo, en metajugar de la mejor forma posible partiendo de su inevitabilidad y de su tremendo protagonismo.

Espero haberme explicado un poco mejor. Tampoco es dogmático, como siempre es solo mi opinión. ;-)

Un saludo a ambos.

tigre blanco dijo...

Buscar bonos para el combate, en la mayoria de los casos es lo mismo que buscar una posicion ventajosa para el combate, otra cosa es que te lo describan diciendo ataco desde donde tengas mas bonos, en vezde rolearlo.

Y sobre la ambientacion, pues si, si conoces bien el "mundo" donde vas a jugar pues es facil que en alguna ocasion lo intentes usar en beneficio propio, aunque tu pj sea un campesino que solo se conoce su pueblo.

Y sobre la posdata, dejalo, tenia prisa y saque una pifia en escribir idioma propio. XD

Anónimo dijo...

Al fin vuelves!!!!!

un saludo, y no nos vuelvas a abandonar. Un saludo,

Héctor

Kano dijo...

Vaya... que sorpresa verte :-D

Sorpresa y alegria. Espero que los problemas que te quitan el tiempo y la energia desaparezan...

En cuanto al artículo... en tu linea :-D

Personalmente, creo que el metajuego es bueno dependiendo del juego en si.

Casos como Hackmaster lo utilizan activamente para conseguir que sus partidas sean mas interesantes, y lo buscan como apoyo activo y, curiosamente, todos los comics y tiras que han funcionado relacionados con los juegos de rol lo muestran abiertamente... y todos entendemos esos chistes.

El problema es cuando el metajuego no es un planteamiento valido para la partida, o dicho de otra forma... cuando en aquellas sesiones en las que es necesario una inmersion mas profunda en la historia, aparece el metajuego.

Bueno, un saludo

13 dijo...

@ tigretón

Efectivamente, la idea es hacerlo de forma interpretativa y porque lo crees lógico en vez de hacerlo de forma estratégica basándote en tus conocimientos del reglamento. Y no criticaré una forma u otra de hacerlo, pero es evidente que la primera es más rolera y la segunda más wargamera (y divertidas lo pueden ser las dos, depende del punto de vista de cada uno).

@ Héctor

Gracias a ti hombre. ;-)

@ Kano

Bueno, lo que me quita el tiempo y la energía tampoco podría llamársele problemas, llamarlo "otras cosas" es suficiente. XD

Bufff... Y lo de Hackmaster es de traca... Y que decir de los Caballeros de la mesa del comedor, me gustan tanto que hasta quiero dedicarles un artículo... Y sí, son metajuego por un tubo, desde el comic hasta el juego de rol... Pero mola. Es una forma de jugar con la que no me identifico pero me parece
tremendamente normal que mucha gente la disfrute.

Un saludo gente. ;-)

Dairkan dijo...

Ostrás ahora que veo tus comentarios me acuerdo que pasé por aquí y no puse nada!

Visto así el metajuego aparece hasta en la sopa, pero como no me habías dejado nada nuevo para comentar y no voy a repetir lo que ya se ha comentado..pues diré algo no-clásico: os odio a todos!!! y un clásico. Buen artículo 13!

Un Saludo

13 dijo...

Que gran comentario Dairkan!!! XDDD

Un saludo tío.

Britait dijo...

Yo tambien paso por aqui 13... Ahora menos que tengo a la parienta en casa pero me paso

Es curioso, yo empece a usar esa palabra en mi grupo de juego para avisarles que estaban abusando de su informacion como jugadores, sin sacarla de ninguna parte y ahora parece que el termino se estandarizo... es curioso como pensamos los frikis a veces.

Pues nada, un saludo y sigue dandole caña que te leemos.

JKeats dijo...

Con mucho retraso, pero hola a todos y gracias por las menciones. Me alegro de verte de vuelta 13.

Respecto a mi secreto para escribir, es mirar el contador de visitas y ver que incluso los días que no hay nada nuevo hay gente entrando. Me da cargo de conciencia pasar más de una semana sin publicar, asi que en cuanto saco un hueco lo hago. ;)

El metajuego aprendí a odiarlo en La Llamada de Cthulhu. La frase del master de entonces era "¡como alguien ataque al monstruo X con el arma Y (su punto débil) sin venir a cuento os mato a todos!".

Un saludo.

13 dijo...

@ Britait

Me alegro de verte por aquí (últimamente coincidimos muy poco).

Hummm... No sé realmente el origen del palabro, pero vamos, creo que incluso aparece en algunos manuales (en el Manual del Máster de D&D 3.0, por poner un ejemplo súmamente conocido).

Saluda a la parienta... ;-)

@ Jkeats

Creo que tengo ese mismo cargo de conciencia, pero de ahí no paso...XD

Debo haberme acostumbrado a convivir con una conciencia turbia y sucia.

Un saludo a ambos.

Anónimo dijo...

Otro artículo muy interesante.
Ahí va mi humilde aportación al tema:

Ahora que leo sobre los personajes con carisma bajo mínimos... Muchos jugadores se resisten a interpretar correctamente las características sociales y mentales de sus personajes.

Tienen muy claro que su mago flojucho no tiene muchas posibilidades de tumbar una puerta de una patada. Probablemente ni lo intenten.

Pero hasta el más obtuso y feroz de los bárbaros hará exibiciones de ingenio y encanto personal cuando sus intereses estén en juego.

Quizá sea porque los DJs no nos cortamos a la hora de exigir tiradas cuando se intenta una proeza física, pero sí cuando una tirada fallida podría dar al traste con una interpretación brillante o un buen plan.

Los casos más extremos que me he encontrado fueron dos personajes del D&D. Uno tenía inteligencia 3 y el otro carisma 3. Esas características deberían hacer a esos personajes injugables (o por lo menos, todo un reto). Pero el resto de tiradas eran muy buenas y los jugadores rechazaron la posibilidad de repetirlas.

Lo malo es que la idea de una inteligencia 3 para ese jugador era hablar como Forrest Gump (cosa que no le impedía trazar planes e intentar coordinar al grupo en el combate).
Y el del carisma 3 lo justificaba con un par de cicatrices y unos cuantos gruñidos mientras hablaba.


Hay juegos (ahora mismo se me ocurre el Far West), aunque no muchos, que sólo tienen características físicas. Asumen que el jugador le dará al personaje todo el carisma, valor e inteligencia que quiera, pueda o tenga ganas.

RKVN

Sauron dijo...

La Tierra Media puede ser víctima de mucho metajuego, pero es lo mismo que cualquier otra jugada después de un tiempo. Y subsanable como cualquier otra.

Es que como Master ser purista es un lujo que nadie puede permitirse. Cuando dirijo yo mis jugadores son advertidos de que voy a cambiar lo que se me de la gana. No digo que haya que cometer aberraciones como Trolls viviendo en Lórien pero sí retorcer las cosas.

Hay que recordar siempre que "no porque Tolkien no lo haya escrito significa que no existe". Y esa simple frase lo cambia todo.

Además, se puede jugar con el metajuego tanto o más, con resultados sorprendentes.

Anónimo dijo...

Gracias por la explicación de que es el metajuego me ha servido para definirlo correctamente ;).

David dijo...

Leyendo... no muere este post