sábado, agosto 12, 2006

Crisis de fe

Este post arranca de un tema homónimo del amigo Tecnócrata en inforol (así pues no solo le plagio el tema, sino que le copio descaradamente el título del mismo, espero que se lo tome como un merecido “homenaje”, de esos que tanto le gustan, y es que cuando las cosas están bien no hay porque cambiarlas XD).

Cada uno es una historia, y cada uno tiene su punto de vista, para variar este es el mío (a los lectores más jóvenes les parecerá un punto de vista algo crepuscular, como si tuviera un pie en la tumba, y supongo que los de mi quinta me entenderán bastante mejor ya que todo les resultará más familiar).

La cuestión a tratar es ese momento, a menudo inevitable y siempre sacrílego, en que la idea de jugar a rol pierde su atractivo. Partiendo de mi propia experiencia comentaré que es algo que a mí me ha pasado en un par de ocasiones, en una fue algo serio (dejé de jugar durante unos cuantos años, dos o tres) y en otra algo pasajero que no se prolongó más allá de unos meses (y era plenamente consciente en todo momento que lo que necesitaba era descansar).

Pero miremos que es aquello que nos hace derivar hacia esa crisis.

Cualquier tiempo pasado fue mejor

Los primeros años de juego son algo irrepetible que ya no volverá, eso es una realidad. Nada tiene el sabor de esas primeras partidas en las que uno empieza a deleitarse con lo que es el rol, es una mezcla de entusiasmo juvenil y novedad fascinante que no puede repetirse simplemente porque los ingredientes ya nunca serán los mismos (“que viejos somos”, “un dado, al fin y al cabo, siempre será un dado”, y “eso ya lo conozco, yo estuve allí”).

Pero no debemos pensar que porque esas partidas las viviéramos más intensamente eran mejores, quizás así fuera pero no necesariamente, en mi caso estoy plenamente convencido que cualquier partida actual es objetivamente mejor que esas idas de olla de antaño que recuerdo con tanto cariño (en mis primeras partidas en la Tierra Media los Nazgul no se podían contar con los dedos de ambas manos y los balrogs acudían a torneos de artes marciales, con esto lo digo todo).

Hay que entender que en según que entorno es mucho más fácil disfrutar con según que cosas, y el rol tiene un atractivo potencial muy importante durante la adolescencia, indistintamente de si se juega bien, mal o fenomenal. Efectivamente, la adolescencia es un buen momento para el rol (es simple estadística, mirad a que edad se aficiona la gente a ello, y para aficionarse hay que disfrutarlo).

Aún así no podemos pensar que ciertos tiempos eran mejores por el mero hecho de vivirlos más intensamente, es eso del abuelete que comenta que los mejores dulces eran los de cuando él era crío, o que las películas de tiros buenas eran las de su época, o... Lo que realmente le gustaba de su época era que estaba en el momento adecuado para disfrutar esas cosas, simplemente eso. Ningún tiempo es mejor a otro, pero nuestras circunstancias quizás sí lo sean.

Así pues, y siguiendo con el tema, cualquier recuerdo de nuestra etapa rolera más temprana posiblemente se encuentre idealizado, y claro, partiendo de esta idealización entramos en comparación y empieza la decepción.


Esto se repite más que el ajo

Muchos hemos vivido esa situación tan “agradable” de ver que una partida es igual que la anterior, que a su vez también era idéntica a la anterior, y así nos remontamos atrás y resulta que llevamos meses, quizás años, jugando la misma partida una vez tras otra. Y joder, que esta vez ya no te hace gracia, y te preguntas...¿Pero que mierda es ésta? ¿A quien hay que reclamarle para que te devuelvan el dinero? ¿Pero quien dirige esta bazofia? ¿El guionista de Steven Seagal?

Este muerto se le suele adjudicar al máster diciendo aquello de que no está inspirado, quizás tú mismo seas el máster y veas que siempre haces/preparas lo mismo, pero en el fondo la cuestión es que se ha perdido la novedad y uno se acomoda, se opta por lo más fácil para acabar entrando de lleno en un círculo vicioso; o simplemente, y sin exagerar tanto, el grupo se ha habituado a algo con lo que no te acabas de sentir a gusto. Haces la ficha en cinco minutos y sin encariñarte con ella (será una más), dedicas lo mínimo a preparar la partida (total, te lo sabes todo y sabes que hacer en cada momento), en definitiva, se entra en una rutina y de aquí al aburrimiento ya no hay nada. Y como decía aquel, “jugar por jugar, es tontería”.

Mira, una cartita, y es coleccionable...

A menudo la relación entre Magic y Rol ha sido bastante tensa... Muchos roleros veteranos miran con recelo esas cartitas tan caras que hicieron de oro a una compañía llamada Wizards of the Coast (quizás os suene también) y que supuestamente dieron un buen zarpazo al ya de por sí mermado mercado del rol. Si bien creo que el supuesto conflicto no era ficticio la verdad es que se exageró bastante, lo que pasó es que una novedad resultó muy atractiva durante un tiempo llegando a la categoría de moda, pero al final pasó lo que debía pasar, cada uno ocupó su sitio y aquí paz y después gloria.

En cualquier caso eso reflejó una de las flaquezas de los jugadores de rol, el rol cuesta. Montar una partida supone un esfuerzo importante, hay que conseguir poner de acuerdo a un grupo numeroso de gente (normalmente 4 o más personas), se necesita una buena cantidad de tiempo (diríamos que lo habitual es pasar una tarde entera dándole a los dados), y además, y esto va especialmente por el máster, hay que dedicar cierta dosis de energía para sacar adelante un argumento, para jugar una sesión como dios manda, y no digamos ya una campaña.

Así pues el supuesto fenómeno del Magic refleja cierta necesidad de ocio sencillo y directo, aquello tan bonito de “jugar y listos”, y eso el rol habitualmente no lo tiene, todo lo contrario. En ese sentido está en desventaja con otras aficiones más sencillas de organizar, y he hablado del Magic por lo que tiene de mito (ese gran abductor de roleros, uuuhh), pero es aplicable a montones de cosas más, la playstation, los wargames, el messenger, el warcraft, los bolos, el tute, que más da... Y de acuerdo, estas otras aficiones te pueden costar bastante dinero, pero por algún motivo que desconozco a la gente le resulta más fácil gastar que esforzarse (he visto a mucha gente gastar por encima de sus posibilidades pero nunca veo a nadie esforzándose por encima de sus posibilidades, os juro que investigaré el tema).

No entraré en decir que jugar a una cosa es mejor que la otra, cada uno que haga aquello con lo que más disfrute, yo defenderé el rol porque me gusta y al fin y al cabo éste es un blog de rol, pero es una obviedad que en ciertos sentidos el rol se encuentra en clara desventaja y por simple comodidad a mucha gente le cuesta horrores reunir un grupo para echarse una partidita, mientras que para otras aficiones siempre hay tiempo por lo sencillo que resulta organizarlas (¿cuantos cines estarían abiertos si se debiera acudir en grupos de 5 y las pelis duraran 5 horas mínimo?).

Bueno, ¿y todo esto a que iba?

Pues con ello lo que quiero decir es que sea por los motivos que sea es relativamente fácil que uno acabe desmotivado, sin ganas de jugar a rol, o simplemente que el rol acabe lejos de sus preferencias.

Cuando hablo con otros roleros me encuentro en que lo normal es que casi todos pasemos por ello, poca gente que haya jugado asiduamente ha resultado inmune a estas crisis de fe (los que jueguen poco difícilmente las tendrán, eso está claro), y los que han resistido a la tentación se pueden encontrar que sus compañeros de mesa no lo hacen y el grupo se va al carajo (por muchas ganas que uno tenga si los otros no las tienen...), y aquí empiezan los parones, unas veces temporales, otras definitivos.

¿Que hacer en estos casos? Obviamente lo mejor es hacer lo que te venga en gana, que esto solo es un hobby y si te aburres deja de valer la pena, pero como decía antes El sistema D13 es un blog de rol por lo que toca ahora es algo de proselitismo.

Comentaba al principio que he sufrido las crisis de fe en mis carnes, y no me corté un pelo en dejarlo cuando estaba cansado de ello. Eso sí, siempre tuve claro que era algo temporal, de hecho, me daba cuenta de esos parones cuando veía que casi sin querer llevaba mucho tiempo sin jugar, o que simplemente no me venían a la mente proyectos que llevar a la mesa de juego.

En mi opinión lo mejor es tomarse un tiempo sabático, desconectar de ello y dedicarse a otras cosas que al final siempre acaba picando ese gusanillo y se vuelve con ganas renovadas, de hecho después de un buen parón se juega mucho mejor, todo el mundo está animado y muy predispuesto, todo lo contrario a cuando se dejó. El problema de estos paréntesis es que pueden joder alguna campaña, pero “cariño, nadie es perfecto”.

La idea de de cambiar de juego y género también puede ser un muy buen estímulo, romper con aquello de siempre para plantearse las cosas de forma distinta (si antes te aburrías porque todo te parecía muy munchkin es el momento de pensar en darle una oportunidad a La llamada de Cthulhu). Yo reconozco haber acabado hasta las narices de la Fantasía épica (hace un tiempo) y de la propia Llamada de Cthulhu, pero ya no les guardo rencor y algún día volveré a ellas (bueno, con una ya casi estoy de vuelta).

Y por último, aquello que realmente me motiva después de un parón, encontrar un proyecto de verdad, preparar una campaña con mucho detalle, darle duro a un setting nuevo, con una trama absorbente, y mimar todo eso en tu mente para que la idea se materialice luego en la mesa, es entonces cuando uno pilla a los colegas y les dice, “oye gente, ¿cuando quedamos pa rolear?”, y valdrá la pena, seguro.

Nos leemos.

PD1- He obviado los motivos personales como argumento de una de estas crisis de fe por aquello de que cada uno es un mundo y las razones pueden ser infinitas. Me he centrado en aquello más propio del mundillo obviando eso del trabajo, los hijos, la pareja, las preocupaciones, la época de apareamiento del lemur de cola anillada, la redifusión de Médico de familia...

PD2- Las crisis de fe de un jugador o de un máster pueden ser bastante diferentes, y la vuelta al mundillo aún más. Yo me he llegado a aburrir de jugar, y me he llegado a aburrir de dirigir, pero cuando he vuelto lo que realmente me ha apetecido siempre era dirigir, es lo que más me ilusiona de los juegos de rol, sin duda.

PD3- Si es que por cansarse la gente se cansa hasta de los blogs, hay gente que los actualiza de mes en mes, que poca decencia!!!!! (y no os penséis que estoy cansado de los blogs, es que estoy preparando otra campaña, jiás, jiás...)

18 comentarios:

Kano dijo...

Ejem... lo del titulo... ejm...

Anónimo dijo...

Por cierto... se me olvidaba... soy el de arriba. El artículo, como siempre, muy util.

A ver si Detritus hace una contestacion como se debe ;-)

13 dijo...

Juás, acabo de flipar con lo del título!!!! Ya es coincidencia, ya... Te juro que no me lo he copiado de ti, aunque reconozco haberlo copiado, pero de Tecnócrata.

Por cierto, hay un pdf que se llama Crisis de fe que recopila la primera etapa de la ambientación de Heavy Gear, a ver si se se pasan por aquí para darme otro tirón de orejas. XD

Y referente a Detritus, al diablo mejor ni mentarlo.

Un saludo.

Drizzt Do'Urden dijo...

En mi grupo pasa actualmente algo parecido a eso, alguna de la gente está cansada (entre la que me incluyo), pero la razón principal, en nuestro caso, es que unos pocos van allí "a pasar el rato" como quien dice, en el mal sentido de la expresión, pues esto es una afición...Pero es diferente ir a jugar una partida de rol, que ir a pasar el rato.

Se sientan, no hacen nada, no colaboran y cuando hay un combate, pa'lante y a guantadas, y si mueren, tienen la desfachatez de echar la culpa al máster (el menda)... eso desanima bastante.

Pero con eso y a pesar de todo estoy haciendo la terceraq parte de una campaña con la que llevamos algo más de un año. La decisión tomada por los que jugamos al rol es que a estos ni mu, no es bonito, pero fue lo único que se nos ocurrió.

PD1: ya intenté hablar con ellos, y no funcionó

PD2: el tema muy bueno, da mucho que hablar ;-)
Un saludo

tigre blanco dijo...

¿Has avisado ya a Tecnocrata de este articulo? XDD

Hablando en terminos generales, si, esas son las razones tipicas por las que la gente se cansa de jugar, triste pero asi es y jode, ya que los "juegos tipo Magic" son perfectamente compatibles con los de Rol, anda que no he disfrutado jugando al Munchkin o al chinchon... pero no es lo mismo, lo que disfruto el Rol jamas me lo daran esos juegos.

Tampoco creo que las primeras partidas sean mejores que las de ahora, simplemente las vivias mas intensamente, pero roleabas menos, al menos en nuestro caso, simplemente eran distintas.

P.D: Buenas nuevas, si Tecno no mintio, su crisis se debe a las opsiciones (como yo me suponia), asi que en Noviembre es posible que volvamos a jugar o eso espero. ;-)

13 dijo...

@ drizzt

Exactamente, si se va a jugar a rol se va a jugar a rol, con todo lo que esto supone. Esto que comentas a nosotros nos pasó hace muchos años y acabó como debía acabar, nos quedamos los que realmente íbamos a jugar y a esos los vemos para hacer otras cosas.

Personalmente, y aunque suene fatal, llegado a este punto lo mejor es apartarlos de la mesa y quedarse con los que disfrutan con ello y vienen a jugar como dios manda (más habiendo hablado con ellos sin obtener nada).

Yo no dirijo si no estoy a gusto con todos mis jugadores, y me ahorro muchos disgustos por ello.

@ tigretón

No, no le he avisado, contaba con que lo harías tú!!!

Estoy de acuerdo, lo de jugar y listos está muy bien... Pero joder, el esfuerzo que supone el rol se compensa con creces.

Y a ver si es verdad y por noviembre volveis a darle al callo. Además, un descanso seguro que sienta de maravilla de vez en cuando. Y si no siempre te quedará la Aldea de Diciembre. ;-)

Un saludo.

Bullfrog the grey dijo...

Es verdad que la gente encuentra más sencillo gastar por encima de sus posibilidades que esforzarse por encima de sus posibilidades. Pero te daré una razón para eso: ya nos esforzamos suficiente en el trabajo. XD

Yo soy programador y me he llegado a tirar semanas de programar 10 horas diarias. Imagina como me sentaba que cuando terminaba de currar llegaba el típico listillo que me decía "Ostras! Tú que sabes programar y esas cosas ¿que no podrás hacerme un programilla sencillito de...(lo que sea)?". Pues lo que me daban ganas era de ponerle el ordenador por sombrero. Ya estaba bien de programar.

Bueno, pues que ya nos esforzamos lo suficiente en el curro como para seguir esforzándonos luego, la gente lo que quiere es comodidad "Ahora yo he terminado de hacer faena, que la hagan otros". Y la gente tiene facilidad para soltar la pasta para que le hagan cosas.

Además se une el que cuando vamos creciendo tendemos a ser más individualistas. Cuando somos unos chavales siempre vamos con nuestro grupito pero luego ya cada uno tiende a ir por su cuenta, y eso también se nota cuando se queda a jugar a rol: la gente ya no tiene esa idea en la cabeza de ir todos juntitos a hacer algo como cuando eramos crios, y al master le molesta el hacer partidas para que después la gente no cumpla.

Lo único que lo salva es, como bien dices, que un jugador de rol que lleva tiempo sin jugar... pues al final le vuelve a picar el gusanillo.

Lo que está claro es que conforme vamos creciendo tendemos a ir menos en grupo, y eso se nota mucho en el rol.

Britait dijo...

Hola 13 y compañia (13 y pico? :P )

Yo llevo 3 o 4 meses sin dirigir (no se cuanto la verdad) y por lo menos un mes sin siquiera jugar, y lo hice conscientemente, de las dos mesas que tengo puse en cada una de ellas a otro colega para que las dirija.

Me sento bien o no el descanso? No lo se, el rol para mi es una via de escape a todas las ralladeras de eso que llaman vida, y cuando a una olla a presion se le tapa la valvula la cosa puede explotar.

Estoy esperando a que termine este verano asqueroso que tenemos y pueda salir a la calle, y entonces motnare algo como master, como siempore no se a que ni con quien, pero terminare por montar algo.

Un saludo

13 dijo...

@ bullfrog

Hombre, lo del gastar y el esfuerzo era una pregunta retórica... Yo soy el primero que cuando estoy cansado me quedo echado sin hacer absolutamente nada, y me da igual si tengo o no tengo partida para el domingo.

Y lo que comentas del individualismo es muy cierto pero a veces comparo mi grupo con mi equipo de futbol y los dos siguen en la brecha, pero los futbolistas son más y juegan dos veces a la semana... Mientras los roleros debemos aflojar el ritmo otros pueden mantenerlo contra viento y marea... Y el futbol cansa lo suyo.XD

@ britait

Joer, que caro estás de ver tío!!!

Y menudo descansazo... Un mes sin jugar... Si esto no es ná hombre, lo que tú estás muy bien acostumbrado.

Y ya nos contaras una vez pase el veranito... Total, mucho ya no le queda.

Un saludo gente y gracias por pasaros por aquí. ;-)

El Zahir dijo...

En mi caso también pasa algo parecido. He sido tanto jugador como master,pero actualmente todo me da pereza. El grupo me insiste en que haga alguna partida, pero me aburre ya tanto l5a, vampiro, etc.

Intento probar con cosas como Cthulu o Cyberpunk, pero nunca lo llego a materializar.

Además, hay otro motivo del que no has hablado. Las rencillas y peleas internas dentro del grupo rolero. En mi caso el grupo se ha dividido por esta razon y llega un momento en que no sabes a quien invitar, porque si lo haces con uno, no puedes con el otro y viceversa. Y la verdad, cansa.

En fin, animo y sigue escribiendo en el blog.


Un saludo.

13 dijo...

@ el zahir

Muchas gracias por los ánimos, y a ver si tú mismo los recuperas y te animas (valga la redundacia) para volver a hacer alguna partidita.

No he tratado lo de las rencillas porque a mí que se peleen no me quita las ganas de jugar, no viene a ser una crisis de fe propiamente dicha, pero es muy cierto que se puede joder la partida. :-(

Y he tenido problemas de estos de piques entre jugadores que se han tenido que solucionar hablando y de la forma más salomónica posible porque no estaba dispuesto a sacrificar las partidas por niñerías (tampoco sacrificaría la amistad por una partida, es tacto para arreglarlo dentro de lo posible). La verdad es que hace tiempo que no me pasan cosas de esas y me alegro.

Un saludo.

klapton dijo...

Me quedo con esa reflexión de que las cosas pasadas no eran mejores, simplemente nuestras circunstancias eran las óptimas.

Pero lo que daría yo por tener una crisis de fe por exceso de partidas :(

Flashboy dijo...

Muy bueno el artículo. Dejà Vu....

Dairkan dijo...

Yo creo que toca ya artículo nuevo no 13? xD

Un Saludo

13 dijo...

Gracias por pasaros por aquí a Klapton y a Flashboy.

Y a Dairkan decirle que tiene razón, ya toca artículo, de momento tengo a medias un artículo acerca del metajuego, espero colgarlo este fin de semana. ;-)

Un saludo

Beholder dijo...

Lo primero felicitarte por el blog,estan chulos los articulos.
Bueno vamos al lio, acabo de leer esto y... estoy en esa situación llevamos ya unos meses sin jugar, la verdad para como estabamos jugando este año mejor asi.
De todas formas es curioso para los "otros juegos" si que nos ponemos a jugar, aishh echo de menos el rol a ver si despues de un descansillo volvemos.

Anónimo dijo...

Felicidades por el Blog. Unos artículos muy interesantes y redactados con un estilo genial (muy bueno el toque de las fotos).

Yo estoy en dique seco una larga temporado y el mono de rol se me come (lo estoy aplacando con alguna partidilla por internet vía foro, aunque nunca será lo mismo).

Aunque a veces el culpable de esta sequía he sido yo (pereza mental y falta de ideas) los de mi grupo son "pa matarlos". Entiendo que las obligaciones ya no nos permitan quedar tan a menudo y con tanta regularidad como antes, que a muchos les de pereza repasar las reglas olvidadas o aprender juegos nuevos...
Pero estoy cansado de proponer soluciones:
-Partidas autoconclusivas de una sesión.
-Personajes pregenerados para no perder tiempo.
-Sistemas muy ligeros (normalmente experimentos caseros)
-etc.

Lo llegamos a probar todo hace un tiempo y los resultados eran buenos. Incluso opté por crear una campaña con una trama tan inquietante que pidieran jugar tan sólo por saber qué pasa después (¡snif! mi pobre campaña de Mundo de Tinieblas "asesinada" por un parón de 3 meses, con lo bien que iba).

Se suelen agarrar también al problema de no tener 3 o 4 horas seguidas para jugar a alguna cosa (problema que también impide jugar a wargames). Cuando luego nos sentamos, cogemos un juego de mesa ligero (de los de media hora o una hora por partida) ¡y jugamos 10 partidas seguidas!.

En fin. Un saludo a todos.

RKVN

13 dijo...

@ beholder

Pues eso, a tomárselo con calma y a volver pronto... Se necesitan roleros!!!

@ RKVN

Gracias por los elogios.

En cuanto a tu caso parece difícil... Diría que tus jugadores no muestran mucho interés, y así es muy complicado retomar el ritmo. Porque por lo que comentas tienen excusas para no jugar, pero excusas sin una base muy sólida.

Yo de ti iría probando con otros jugadores, aunque solo sea para quitarte el mono. Nosotros llevamos 16 años siendo un grupo supuestamente fijo, pero resulta que de los que empezamos solo quedamos dos y los otros jugadores son amigos que se han ido turnando (por casualidad, por interés, por lo que sea), al final te das cuenta que durante estos años has tenido a unos 10 jugadores supuestamente fijos, y son esos 10 jugadores lo que te ayuda a que siempre haya un grupito suficiente para echar adelante una campaña u otra.

Podrías probar de reclutar nuevos jugadores (o probar en algún club o algo así) y luego ver si alguno de tus colegas se apunta... Cuestión de abrir el abanico un poco para no depender siempre de la misma gente. Por que tal como está el tema, difícil lo veo.

Un saludo. ;-)