domingo, mayo 21, 2006

Cosas de jugadores

Ha pasado demasiado tiempo de la última aportación al blog, 2 viajes (estupendos por otra parte) y una preocupante falta de tiempo libre son los culpables de esta situación, pero vamos, seguimos en la brecha, corto el rollo y vamos al meollo de la cuestión.

En la relación máster-jugador es importante conocer a tus jugadores. Porque aunque es cierto eso de que el máster debe ser ecuánime y justo en cualquier situación y ante cualquier jugador (o al menos intentarlo, obviamente lograrlo o no es otra cosa) también es cierto que no se nos puede tratar a todos por igual cuando es evidente que no todos somos iguales, eso es comunismo (parafraseando otro gran gag de los Simpsons).

Este artículo (y si se tercia alguno más que vendría en un futuro) versará sobre como manejar a ciertos jugadores. Para variar haré una lista de estereotipos (¿cuantas listas llevamos ya?) en función de uno u otro tipo de jugador. A menudo nos encontraremos con una mezcla de varias cosas (un fullero sanguinario, por ejemplo), pero para hacernos una idea ya nos vale. Si total, esto es para pasar el rato.

El tímido

Este es un tipo de jugador habitual, especialmente los novatos destacan por esto mismo. El tímido es aquel jugador que parece que ni esté (y eso no quiere decir que sea tímido en todas circunstancias de la vida, me refiero a la mesa de juego). Se sienta en la mesa y más que en un actor se convierte en un espectador, dice pocas cosas, participa poco, y raramente toma la iniciativa ni responsabilidades. Algunos disfrutan de este papel secundario, otros se aburren y acaban dejando de jugar, en cualquier caso el máster debe intentar sacarlo de este segundo plano.

¿Cómo dirigirle?

Pues haciéndole partícipe de la acción, preguntándole lo que quiere hacer su PJ, haciendo que los PNJs se dirijan a él a menudo, y creando una vorágine de hechos a su alrededor a los que le resulte difícil permanecer impasible. Si un jugador tímido ve que el mundo se gira en su contra posiblemente salga de su ensimismamiento para defender sus intereses (comprobado), empezará a ver los beneficios de implicarse, y con el tiempo dejará de ser tímido, o al menos no tanto como en un principio.


El prota

El caso inverso al anteriormente planteado, aquel que quiere acaparar toda la atención posible. No sería un problema si no fuera que cuando hablamos de rol hablamos de una actividad en grupo y si el protagonismo recae de forma excesiva en un solo personaje puede resultar perjudicial para los demás jugadores. Ninguna partida de rol debería tener un único protagonista, ésta es una responsabilidad que debería ser compartida y eso es lo que debemos intentar conseguir, si uno quiere y puede destacar, que lo haga, pero sin anular a los demás.

¿Cómo dirigirle?

Por norma general esta gente suele jugar bastante bien, pero deben compartir sus iniciativas con el resto, nunca le diremos que se calle ni nada por el estilo, si uno quiere sobresalir y lo logra está en su derecho. Pero a modo de compensación se debería intentar que todos los demás también sean partícipes de sus éxitos y sus progresos. En lugar de tener al "prota" a raya mejor aplicar discriminación positiva con los demás jugadores (esto no quiere decir hacer tesoros para los demás ni nada semejante, simplemente se trata de darles un poco de bola para equilibrar las cosas, cosas como hacer aparecer PNJs íntimamente relacionados con los jugadores que están en segundo plano suelen ir bastante bien).


El fullero

Este es de los más jodidos, los tramposos, que haberlos haylos. Esos tíos que falsean tiradas, que pasan su ficha a limpio, y otras jodiendas que mejor dejamos en mano de nuestro especialista en puterío, Detritus. Son un auténtico coñazo y un peligro en las mesas.

¿Cómo dirigirle?

Sinceramente, ningún tramposo debería estar en la mesa, la mejor opción es echarle, el máster no debe ser ningún policía y si la partida no transcurre en un clima de buen rollo y confianza pues como que no vale mucho la pena jugar, aún así hay sistemas para controlarlos. No permitir tiradas sin que se pidan y tener un buen control de las fichas debería ser suficiente (yo lo primero siempre lo hago, por simple cuestión de orden, y lo segundo porque me gusta). Aún así, lo dicho, mejor tenerlo fuera, si alguien supedita el éxito de su personaje a las trampas que pueda hacer o dejar de hacer por mí ya se puede ir a tomar viento.

El reglista

Vale, vale... Este es uno de los más analizados y comentados a lo largo de la historia, algunos les llaman munchkin, power-gamers, culoduros, etc., con diferentes matices en función de que se use un término u otro. . Pero en resumidas cuentas queremos hablar de gente que estruja el reglamento hasta las últimas consecuencias en beneficio propio y de su PJ. Les das un manual y te sacan un zumo.

¿Cómo dirigirle?

Cambiar de reglamento les rompe los esquemas, pero esta gente se aprende el reglamento que haga falta, o se va por los foros preguntado como “optimizar” su PJ que viene a ser lo mismo. Un momento clave para pararles los pies es cuando crea a su PJ, en mi caso simplemente prohíbo cualquier cosa que me parezca una tergiversación de las reglas, y me da igual lo que ponga el libro, si me parece un abuso digo que no y tan campante. Ojo, eso no quiere decir que se tenga que hacer un PJ débil o incompetente, no, simplemente se debe hacer un PJ sólido, creíble... Y estrujar las reglas suele ser de todo menos creíble. Luego también hay que tenerlos a raya en la mesa... Ahí básicamente hay que tener autoridad, el reglista conoce multitud de trucos y recursos que le favorecen. A veces tiene razón, para que engañarnos, y está bien aplicar alguna regla escondida u olvidada, pero otras... Cuando un reglista empiece a buscarle tres pies al gato puedes hacer lo mismo en su contra, pero aún resultando estimulante semejante duelo mejor no caer en ello porque sería entrar en su juego. Lo mejor es pararse, coger aire, y explicar que jugar a rol no va de eso a no ser que deseemos acabar en una vorágine de reglismo que no tenga fin.

Otra cosa son los grupos en que éste es el estilo de jugar, con mucha estrategia partiendo de un exhaustivo conocimiento del reglamento por parte de todos los jugadores, entonces ni entro ni salgo, puede ser divertido, pero me repatea bastante que un jugador con un buen conocimiento de las reglas tenga mayores posibilidades que un buen jugador que simplemente no conoce el reglamento, o todos o ninguno, el reglamento es un medio, no un objetivo.


El sanguinario

Otro clásico... Este tipos de jugadores son de lo más comentado, los reconoceréis por el reguero de sangre que dejan a su paso, para ellos la distancia más corta entre dos puntos es la masacre. Se sientan a la mesa para luchar, y no pararán hasta que lo consigan. Ante todo decir que no tengo nada en contra este tipo de jugadores, es más, me gustan porque incluso resultan divertidos, pero uno por grupo, si el grupo entero es sanguinario la cosa se vuelve tediosa, pero un sanguinario aislado en un grupo equilibrado es muy divertido de dirigir, le da un contrapunto interesante al tema.

¿Cómo dirigirle?

Así pues, partiendo de que la violencia sin ton ni son es aburrida (al menos para mí) simplemente es cuestión de no ponerla de por sí, en un mundo de juego sólido el jugador sanguinario saldrá muy perjudicado si su único camino es el de matar por matar. Recuerdo que cuando cambié de registro en mis partidas un jugador de este tipo se encontró en un principio muy desubicado, al cabo de tres horas de juego sin un puñetero combate se metió en una bar, y se lió a tortas porque creía que a la partida le hacía falta algo, vamos, el desparrame fue general (no salíamos de nuestro asombro), con el tiempo sus PJs seguían por el mismo camino pero acababan encontrando su sitio, ya no eran matanzas sin sentido, pasó de PJs sanguinarios a PJs rudos, muy violentos, pero toda su violencia siempre estaba motivada por algo, y aunque pueda precipitarse resulta realmente divertido convivir con un PJ de ese tipo.

Resumiendo, el máster debería limitarse a ser consecuente, no puedes ir matando a la gente sin que nadie repare en ello, incluso en mundos salvajes un asesino es un asesino, y su cabeza tendrá un precio, el problema de los PJs sanguinarios es que a menudo no sufren ninguna consecuencia de sus actos porque el máster no se lo tiene en cuenta, tan simple como mostrárselo para que en poco tiempo, y dentro de unos límites, el jugador acabe actuando de forma consistente.


El monotema

Tigre blanco me ha hecho caer en la cuenta de estos jugadores, aquellos que partida tras partida interpretan a un mismo personaje, sin vergüenza alguna. Personalmente es algo que me trae sin cuidado, aunque es una lástima el no aprovechar las posibilidades que el rol nos ofrece lo cierto es que si jugamos es para pasarlo bien, y si a uno le divierte ser un mago una vez tras otra no seré yo quien se lo impida.

¿Cómo dirigirle?

Hay opciones para que un monotema se salga de su perfil habitual. Cosas como las fichas prefabricadas, o que el tipo de personaje se decida al azar suele ser suficiente (esto último lo llevé a la práctica con bastante éxito durante una buena temporada). Aún así ellos son capaces de darle una vuelta de tuerca a su PJ para convertirlo en lo de siempre. Y siempre se les puede comentar la situación para que con el tiempo vayan corrigiendo esta actitud, pero lo dicho, a mí no me parece especialmente molesto y lo suelo tolerar, pero creo que es una lástima para el jugador, una lástima por todas esas cosas que se está perdiendo, por esos personajes interesantes que nunca interpretará ni conocerá, en pocas palabras, por desaprovechar las enormes posibilidades que un juego de rol te ofrece.


Bueno, corto el rollo aquí, y si parece necesario (espero propuestas) ya iré ampliando la lista. Este post pasaría a la categoría de “Pa pasar el rato” porque utilidad, más bien poca, jejeje... Si quisiera ponerme serio deberíamos hablar de algo mucho más importante, más allá de las sinergias de un jugador están las sinergias de un grupo (máster inclusive), sin duda éste debe ser un tema para el futuro.

Nos leemos.

19 comentarios:

tigre blanco dijo...

Buenas definiciones y mejores fotos (grande Alfaro XDDD)

Y sobre el monotema, decir que normalmente suele tener una forma de jugar secundaria, es decir, monotema-Sanguinario; monotema-prota... pero siempre el pj es igual, la misma personalidad y mismo transfondo y de profesion igual o muy parecida (guerrero/mercenario/soldado)

Y por mi experiencia, si le obligas a jugar con otro pj, o te intenta joder la partida o intenta por todos los medios que lo maten, incluso he visto como se negaba a jugar.

13 dijo...

Ciertamente... Lo del monotema debe complementarse con una forma de jugar concreta y debidamente estereotipada. Pero no me atrevo a hacer posibles especificaciones de los grupos.

Y lo de tu monotema es casi patológico... Que plan el colega. Mejor que lo deje si va de este palo.

Un saludo.

klapton dijo...

Muy currado, como siempre.

Para mí el peor jugador es el que va de "prota". Impide que los demás jugadores se diviertan y en esto del rol eso es un crimen.

A los jugadores tramposos o reglamentistas tampoco los veo demasiado problemáticos. Después de que se han currado sus trampas o sus personajes a tope, exprimiendo el reglamento y haciendo mil trapacerías, les matas de la forma más estúpida posible y a otra cosa.

13 dijo...

Vaya... Pues a mí el "prota" no me molesta tanto porque al menos se esfuerza en jugar, por otra parte si el máster no lo pone a raya es cierto que fastidia a los demás jugadores pero creo que nunca he tenido problemas en canalizarlo (aunque esto lo dirían mejor mis jugadores que son quienes deben sufrir estos problemas).

Algo parecido me pasa con los reglistas, que llega a ir incluso bien tenerlos por el grupo por la cantidad de explicaciones que la ahorran al master.

Con los tramposos en cambio es que no puedo, me jode, no porque no se pueda controlar sino por lo que supone de mala fe del tramposo. Jugar sin honradez me exaspera tremendamente.

Un saludo y gracias por recordar que existe este blog, después de un mes sin publicar nada y ver que aún os pasais por aquí es una gozada.

Drizzt Do'Urden dijo...

un gran post 13, con unos estereotipos bastante acertados.

yo en el grupo a los protas y a los timidos he conseguido "reciclarlos" y ahora son jugadores ejemplares, da gusto jugar con ellos.

el munchkin de mi grupo es exasperante, le he matado (xk decir k ha muerto seria un eufemismo) de las formas mas tontas posibles, le he metido paridas interpretativas (en las k adoptaba de repente el papel de timido-mudo) xo nada el tio ha ido a peor. al final ya ni viene xk nos considera x debajo de su nivel xo en fin... no ha sido una gran perdida, ahora disfrutamos mas del rol

weno enhorabuena x el articulo k me voy x las ramas

tigre blanco dijo...

Un apunte para la siguiente lista, el "adaptable", es todo lo contrario que el monotema.

Y siempre se suele hacer pjs que complementan, tanto a nivel de porfesion, o a nivel de interpretacion, logicamente suelen ser jugadores muy experimentados o con muchisima imaginacion.

OtakuLogan dijo...

Jeje, pues yo era del tipo de jugador del que tanto se habla, monotema. Y lo explico facilmente: para mi lo más divertido del rol es hacerme un yo idealizado que vive las aventuras que yo no puedo.
Si me daban otro personaje, pierdo algo de interés, aunque seguía jugando.
Ya sé que un juego de rol es, por encima de todo, interpretación, pero a mi me encantaba jugar asi. Además, se me daba genial interpretarme a mi mismo, xD.

Por otra parte, coincido con klapton en que el peor jugador es el "prota", ese que no deja al master narrar ni dirigir la partida correctamente porque siempre tiene que decirle que hace su personaje, por irrelevante o estúpido que parezca (Master: "Pues se hace de día. Cuando estáis desayunando en la sala común..."; Prota: "Mi personaje, antes de bajar, se despierta algo enfadado por lo de ayer, se lava la cara y las manos, limpia su armadura, afila sus armas y le pregunta a su familiar como esta"; Master: "Te dice que bien. Mientras estáis desayunando..."; Prota: "Yo no desayuno leche ni queso, y le doy un trozo de pan a mi familiar, y le pregunto que pasa"... Imposible jugar asi...).

NK dijo...

Yo desde mi origenes fuí el "Timido" aunque tenía otro nombre. "La Maceta" porque me dedicaba a hacer la "fotosintesis". Ahora reiros....

Bueno, viva los estereotipos!

Por cierto, he abierto un blog de rol Caja de Dados, http://rol.nklife.es
Visitadlo!! Spam Mode off

13 dijo...

@ Tigre Blanco

Bueno... Que te voy a decir, ya lo estamos hablando por MSN, pero nos estamos sacando nuevas categorías, anda que no. XD

@ otakulogan

Bueno... si te lo pasas bien eso es de lo que se trata, pero en serio... Prueba una vez (pero con ganas, pensándote bien lo que harás) y verás como te encariñas con otro tipo de personajes, solo es cuestión de cogerlo con ganas...

Y realmente el prota que comentas es insoportable, yo no me lo había tomado por ese lado tan tremendo y tienes razón, es de lo peor. De hecho pensaba ampliar con la categoría de "Jugador pelmazo" en la que encajaría bastante bien ese tipo de gente, sería una mezcla (protagonista pelmazo).

@ nk

Tío, pues no te hubiera imaginado de "maceta" no (lo de Maceta mola XDDDD), normalmente los jugadores tímidos juegan poco y no tienen un interés especial por el rol, y menos como para hacer un blog.

Y añado tu blog a la lista... A ver si este finde me lo leo con tiempo que ya veo que lo tienes bien repleto. Además, tú eres una garantía de posteo a saco... No como otros que no llegamos a esos niveles, snifff...

Un saludo a todos. ;-)

Warcerer dijo...

MUY BUENO EL BLOG, SOY UN ROLERO DE ARGENTINA Y AHORA QUE LLEGUE AQUI VOY A LEERLO MAS A FONDO...
EN UN FORO QUE ESTOY, SE DIO UN THREAD SOBRE TIPOS DE JUGADOR, Y LOS QUE HAS ENUMERADO (AUNQUE CON OTROS NOMBRES) HAN SALIDO,ASI COMO OTROS MAS... LUEGO BUSCO EL THREAD CORRESPONDIENTE Y TE LO AGREGO...

POR CIERTO, ESTOY ARMANDO UN JUEGO DE ROL PROPIO, ASI QUE SI PASAN POR LA DIRE, PODRAN VER ALGO DE SETTING Y REGLAS (AUNQUE LAS ESTOY MODIFICANDO Y PULIENDO)

GRACIAS DESDE YA...

13 dijo...

Bienvenido Warcerer, espero que estés a gusto cuando te pases por aquí. ;-)

Si puedes encontrar ese enlace que comentas lo leeré encantado, puede ser muy útil para ampliar nuestra lista de estereotipos.

Y añado tu blog a la columna de enlaces, a primera vista parece interesante, eso sí, debo mirarlo más a fondo.

Un saludo.

PD- Por favor, si en un futuro puedes escribir con minúsculas te lo agradeceré, ya sabes... lo de las mayúsculas suena a como si estuvieras gritando. Muchísimas gracias.

Audril dijo...

Que puntazo de post!

En mi grupo tambien hacia termino "maceta". Cuando jugabamos al Pendragon había un jugador que recibió el mote de "El caballero maceta", porque no hacía nada jejeje. Eso si, siempre sacaba unas tiradas de dados altisimas cuando tiraba algo. Las tiradas del caballero maceta siempre eran bienvenidas por el resto del grupo...


Tambien hay que señalar que los estereotipos se mezclan. Hay tramposos sanguinarios, monotemas tramposos, monotemas timidos, e.c.t... xD

Tullius Detritus dijo...

Creo que este post necesita una respuesta... Y de las buenas. XD

13, que te den!!!

Tullius Detritus dijo...

Por cierto... No sé que tienes en contra de lo fulleros, si son muy majos. XDDD

13 dijo...

@ Audril

No soy muy supersticioso (mi nick lo prueba, creo XD), pero no es la primera vez que oigo eso de que los jugadores poco activos tienen potra con los dados... ¿Será que lo más destacable que hacen se debe a sus tiradas?

Y lo de la mezcla de estereotipos ya lo comento al principio del artículo. ;-)

@ Detritus

Vaya, el hijo pródigo... Aunque en tu caso más bien sería el hijo cabrón.

Un saludo a Audril. XD

Jorgemán dijo...

Normalmente soy máster, pero cuando juego soy del tipo tímido. Me quedo en el fondo del grupo y no hago nada a menos que vea que los demás no saben qué hacer.
Eso quiere decir que en una de las campañas en que soy jugador de un grupo de seis casi nunca hago nada destacable. Pero en la otra sólo somos tres jugadores, y no han sido pocas las veces que a mi vikingo de metro setenta armario ropero abierto le ha tocado ser el diplomático/portavoz del grupo porque nadie más estaba por la labor.

frikybassplayer dijo...

Yo tuve durante un tiempo a un monotema como jugador. El tio estaba obsesionado con los elfos ( se ve que le va el ambiente XD) y ale, siempre se hacia el puto elfo, o en su defecto lo que el consideraba mas parecido a un elfo (melnibones en Stormbringer???). Recuerdo que incluso se mosqueo con otro jugador, pq en una campaña de Shadowrun dije que solo podria haber un elfo en el grupo (por el tema del indice de poblacion)y ese chaval ya se habia hecho un personaje elfo.

Tambien me ha tocado aguantar al tipico tocapelotas del reglamento, aquel que busca cualquier fallo en las reglas que le permita hacerse un personaje ultrapoderoso. Este no molesta tanto, pq acaba muriendo como todos XD.

13 dijo...

Yo como comentaba antes lo del monotema no lo censuro, simplemente no lo recomiendo...

Pero si solo disfruta con elfos... Pues que juegue Cthulhu. XD

Un saludo.

Anónimo dijo...

Yo he sido jugador timido y monotema.
Como timido odiaba que el master me hiciera centro de atención, solo pensaba como terminar con eso ya, normalmente cuanto conocia al grupo, e iba viendo como se comportaba pues ya me soltaba.
Y monotema por que cuando habia que hacer el pj y yo estaba por la mitad, de repente alguien decia nos falta el curandero, y asi acababa yo. Y si eran pjs pregenerados solian tocarme del mismo tipo, incluso al azar.

Con respecto a los jugadores tramposos y especialistas en el reglamento; empieza a jugar con un DJ que no tenga una buena sesión si no mata a la mitad del grupo, asi es como uno aprende a sobrevivir.